Zubiri

1. Zubiri plantea que una persona puede ser: creyente, agnóstica o atea, pero que cualquier postura que se tome ante la vida, se tiene que justificar. Partiendo de Zubiri, comenta brevemente cada una de dichas posturas y justifica la creyente

I. Postura del agnóstico: Es ajeno. Cree en un Dios pero no quiere llegar a El. Es una manera de abstracción de lo divino.

II. Postura de la persona que se despreocupa: Es la postura del pasota. Pasa de Dios. El problema es que de Dios no se puede pasar.

III. Postura del ateo: Opta por no creer en Dios. Cosa realmente difícil. Substituyen a Dios por otras cosas, o sea que Dios se les manifiesta en esas cosas, aunque ellos no lo sepan o no lo reconozcan.

IV. Postura del que elige ignorar a Dios. Para ello ha de seguir un proceso intelectivo fuerte. Es una opción: ignorar a Dios. El problema es que Dios no ignora al hombre.

V. Postura del creyente: Elige creer en Dios. Es un proceso al que se llegar por:

a) Razón + fe: Es lo que proporciona al hombre una vida plena y con sentido

b) Razón: Se llega a Dios desde el conocimiento intelectual, pero no desde el corazón

c) Fe: Esa la creencia del que no quiere razonar. Una fe que no busca profundizar

2. ¿Qué diferencia hay en Zubiri entre lo absoluto-relativo y la realidad, y la realidad absolutamente-absoluta?

a) El hombre es una realidad absoluta relativa

Realidad porque existe. Absoluto porque es un ser individual, y cada ser individual vive su vida y su propio ser de manera particular. Zubiri lo llama suidad. O sea, que cada persona es suya.

Pero, al mismo tiempo que es absoluto, también es relativo. Esto quiere decir que el hombre necesita a los demás. Además, su propio entorno, le condiciona.

b) Dios es una realidad absolutamente absoluta.

Realidad, porque existe. Absoluta, porque es una entidad individual. Y es doblemente absoluta, porque no necesita de su entorno ni de nadie para formarse.